Según la época del año y la zona donde vivas puede que el conteo de polen se dispare hasta las nubes, provocando que muchas personas comiencen a estornudar constantemente, tener comezón en los ojos y una sensación de malestar general. A esto se le llaman alergias estacionales y son enfermedades completamente reales que pueden llegar a interferir en las actividades diarias de una persona, bien sea el trabajo, los estudios o simplemente la recreación, que igualmente es un factor bastante importante en la vida de las personas.

Las alergias además pueden desencadenar o incluso empeorar el asma y ocasionar distintos problemas de salud como la sinusitis y las infecciones en los oídos de los más pequeños, así como eczema atópico, urticaria, alergia por alimentos… Las alergias afectan entre un 30-40% de la población y comienzan a edades muy tempranas.

Una alergia se puede definir como la reacción del cuerpo a una sustancia que ha sido identificada por el organismo como una invasora. Si una persona padece de alergias y se encuentra en contacto con un factor desencadenante, es decir, un alérgeno, el sistema inmunológico del individuo lo combate liberando sustancias químicas llamadas histaminas, las cuales causan síntomas tales como la picazón, los estornudos repetidos y los ojos llorosos. Justamente de las histaminas viene el término antihistamínico.

Los antihistamínicos

Los antihistamínicos cumplen con la tarea de reducir u obstruir las histaminas causantes de los síntomas de las alergias, y son medicamentos que se encuentran disponibles en muchas presentaciones, entre las que resaltan los comprimidos y los jarabes. Muchos de los antihistamínicos orales se encuentran disponibles a la venta sin necesidad de una receta médica y de diversas marcas genéricas.

Al escoger un antihistamínico de venta libre, es de vital importancia que los pacientes lean muy bien la etiqueta con la información farmacológica y sigan las instrucciones de dosificación. Algunos antihistamínicos de venta libre pueden causar somnolencia, lo que claramente interfiere con la capacidad de realizar labores en las que si no se está completamente consciente podrían suponer un riesgo bastante grave, como puede ser conducir un coche o manejar maquinaria pesada. De igual forma hay otros antihistamínicos que no son sedantes, por lo que no producen este efecto secundario, pero la mayoría de estos están disponibles únicamente con receta médica.

Los corticoides nasales suelen ser rociados en la nariz un par de veces al día para tratar la inflamación. En caso de congestión nasal los antihistamínicos no actúan solos contra este síntoma, por lo que deben ser combinados con descongestionantes, los cuales son medicamentos que, como su nombre lo dice, colaboran para disminuir la congestión nasal.

antihistaminico nasal

Es importante resaltar que el uso de gotas y aerosoles anticongestivos para la nariz por un lapso mayor a unos cuantos días puede provocar un efecto “rebote”, haciendo que la congestión nasal termine empeorando. Este tipo de medicamento es mucho más útil cuando se usa a corto plazo.

Si los medicamentos ya mencionados no logran aliviar los síntomas, se puede recurrir a la inmunoterapia, como las inyecciones para la alergia, haciendo que el cuerpo responda a cantidades inyectadas de un alérgeno determinado, y gradualmente se administran dosis mayores para adquirir una inmunidad o tolerancia al alérgeno.

alergias medicamentos y probioticos

Alergias y probióticos

Un estudio de 2013 relacionó el riesgo a padecer alergias con la flora intestinal de la madre embarazada.  Una flora intestinal en óptimas condiciones hace que el sistema inmunitario trabaje mejor, con lo cual la administración de probióticos durante el embarazo y las primeras etapas vitales del bebé, harían que su flora intestinal fuera más rica y resistente a elementos alérgenos.

Los experimentos llevados a cabo con diferentes cepas de Lactobacilos han tenido una eficacia notable (de hasta el 82%) para reducir y prevenir las alergias al cacahuete, la leche de vaca y la rinitis alérgica.

Si padeces de alguna alergia y la quieres tratar de manera natural, puedes consultar a tu médico o farmacéutico sobre los suplementos alimenticios con probióticos.