La dermatitis atópica se suele alterar en los cambios de estaciones y es común que la frecuencia de aparición de brotes atópicos aumente. Te vamos a explicar porqué los brotes atópicos aumentan en primavera y cómo evitarlos.

Hay factores que se deben tener en cuenta para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de los molestos brotes atópicos.

 Consejos para evitar brotes atópicos

-Intenta evitar los cambios bruscos de temperatura: entrar y salir de locales donde hay calefacción/aire acondicionado con el mismo nivel de ropa de abrigo, cambios bruscos de temperatura al hacer deporte y pausar…

-Si trabajas en lugares con aire acondicionado, procura utilizar una manga larga para evitar el contacto directo con el aire, ya que reseca la piel.

-Evita los lugares en los que pueda haber mucho polen de las flores y los árboles, como parques y jardines. Si por trabajo, tu ruta habitual o simplemente te gusta, vas a estar en contacto con zonas donde haya polen, es recomendable ducharse al llegar a casa y evitar irse a dormir con restos de polen en la piel.

polen en primavera

-Los baños en la ducha son preferibles a la bañera y el agua debe estar a una temperatura que no supere los 37 grados centígrados.

-Utiliza productos indicados para afecciones de la piel, como la dermatitis atópica. En farmacias puedes encontrar champús sin jabón y cremas para pieles sensibles, indicados para los eczemas y la piel atópica.

-Y aunque suene difícil: si pica, no te rasques. Rascando la piel lo único que vas a conseguir es erosionarla y hacerla más sensible y débil frente a posibles infecciones. Procura mantener la piel hidratada y si estás en una fase con picor, utiliza una crema para brote atópico específica, tu farmacéutico y/o el médico te pueden aconsejar sobre los productos que te pueden ayudar.

Otros factores ambientales perjudiciales para la dermatitis atópica

Hay más factores que pueden ser perjudiciales para la dermatitis atópica y que no están ligados a que estemos en una estación u otra del año.

En general, la vida moderna en las ciudades no es beneficiosa para la salud de la piel. Factores ambientales como la contaminación de coches e industria y el humo del tabaco son responsables de la irritabilidad cutáneua y de que las personas sean más susceptibles a alergias.

El uso de maquillaje tampoco es muy recomendable para la salud de las pieles sensibles, aunque si no quieres prescindir, puedes encontrar también productos de maquillaje hipoalergénicos.