En el alzheimer se suelen distinguir tres fases de la enfermedad: fase leve, fase moderada y fase grave. La evolución de la enfermedad de Alzheimer es diferente en cada persona y las fases pueden aparecer antes o después y con más o menos intensidad, siendo muy difícil definir unos tiempos concretos para cada fase.

Fase leve del Alzheimer

La fase leve del alzheimer es la primera etapa en la evolución de la enfermedad y dura, aproximadamente, 3 años. En esta fase inicial es cuando saltan los signos de alarma y los familiares se percatan que la persona con la enfermedad sufre un deterioro en la memoria episódica, hecho que hace que no recuerden sucesos ocurridos hace minutos.

La persona con alzheimer comienza a olvidarse de acciones y lugares cotidianos (dónde vive, cómo ir al supermercado…), y se percibe una desorientación espacio-temporal, ya que a la persona con alzheimer le puede costar recordar la fecha, hora, si es de día o de noche…

Por otra parte, se nota una merma en la concentración y la persona se fatiga con más facilidad. El proceso de desconexión del mundo exterior y la falta de comprensión por parte del paciente hace que aparezcan síntomas de depresión con apatía, falta de interés y cambios de humor. También es común que aparezca agitación y ansiedad debido a la desorientación.

Fase moderada del Alzheimer

Aproximadamente abarca los tres siguientes años de enfermedad. La enfermedad avanza imparable y se producen graves alteraciones de las funciones cerebrales, siendo las más llamativas:

  • Afasia: graves dificultades para la normal expresión del lenguaje.
  • Apraxia: se olvidan funciones cotidianas que estaban aprendidas y fuertemente consolidadas (vestirse, limpiarse los dientes…). Conjuntamente y relacionado, descuida su higiene personal.
  • Agnosia: dificultad para reconocer a las personas de su vida habitual, cada vez es más común que se equivoque de nombre o no lo recuerde.

Otro aspecto inquietante y perturbador es que comienzan a aparecer rasgos psicóticos (imagina, ve y/o escucha personas que no están y que pertenecen al pasado; tiene pensamientos paranoides…).

fases del alzheimer

La apatía es común en el día a día y ya no hay actividades que lo motiven. Por otra parte, se establecen conductas repetitivas y carentes de sentido (ordenar ropa convulsivamente, revisar papeles..). Desaparece la capacidad para el pensamiento abstracto y el cálculo matemático.

Fase grave del Alzheimer

Esta última fase de la enfermedad de Alzheimer es una etapa muy dura tanto para el paciente (aunque no sea consciente) como para los familiares y cuidadores, que lo pueden pasar realmente mal.

La afectación a las facultades intelectuales es grave y el paciente es incapaz de reconocer a sus familiares e incluso a sí mismo, en algunos casos. Por otra parte, no existen ya comportamientos adquiridos básicos y el cuidado del paciente se torna una tarea pesada.

Es común que haya rigidez muscular, así como temblores e incluso crisis epilépticas. La degeneración en el control del propio cuerpo avanza hasta un punto que hay incontinencia de esfínteres. Es común que en esta etapa la persona termine sin apenas movimiento, viviendo permanentemente en cama y con asistencia incluso para la alimentación.

Si tienes dudas y necesitas más información sobre las etapas del alzheimer y los síntomas, hay una web de referencia en España: Knowalzheimer.com ; allí podrás contactar directamente con un experto que responderá a cualquier cuestión.