Medicina estética

El tema de la medicina estética es un campo de batalla entre los seguidores y los detractores, ya que muchos aseguran que es una manera antinatural y nada saludable de mejorar la apariencia física, tomando atajos para llegar a una meta que puede ser conseguida a partir de alternativas mucho más seguras. Pero, a fin de cuentas, esto es algo que sucede básicamente con cualquier tipo de tratamiento, sea convencional o alternativo.

La realidad es que la medicina estética busca englobar términos, haciendo toda una conjunción de actos médicos para lograr encaminarse a mejorar de manera notable el bienestar de una persona en todos los aspectos posibles. La imagen es una parte de la salud y el bienestar de las personas, pero sí es cierto que lo que se ataca para buscar las soluciones no es el síntoma sino la causa.

Además hay muchas confusiones. Por ejemplo, que la medicina estética, la cirugía estética y los centros de estética son lo mismo, cuando esta no es la realidad. En la cirugía hay un cambio en la forma, se busca quitar o añadir interviniendo en el organismo. Al acudir con un médico estético no vas a salir por la puerta viéndote más atractivo que cuando entraste, a diferencia de lo que ocurre en un centro de belleza.

medicina estetica

La medicina estética no busca ser una opción frívola que intenta instaurar un canon de belleza, sino que busca potenciar el bienestar. Dentro de sus objetivos se encuentra regularizar el sector de la estética, diferenciando sus aplicaciones para evitar el intrusismo y aumenta la seguridad de los pacientes. También se busca regularizar a la propia medicina estética, ya que no cualquier profesional médico puede aplicarla. Se requiere de una formación específica, no tanto a nivel de una especialidad, pero si al nivel de una capacitación para poder trabajar en esta rama.

Lo que se intenta no es quitar arrugas y vender un tratamiento, sino que se desea hacer un diagnóstico completo con un tratamiento que va a ir más allá que simplemente rellenar una arruga, depilar a alguien o tratar su alopecia.

Se insiste sobre todo en el tema de la prevención, especialmente cuando se trata de la nutrición, para evitar enfermedades como la obesidad sin necesidad de cirugías. Los actos de intervención al organismo de la medicina estética realmente no pasan de unos pinchazos oportunos.

Tratamientos de medicina estética

En primer lugar existen los tratamientos con luz, o fototerapia, donde se usan el láser, la luz pulsada y las luces de diodo para tratar problemas de la piel. Además encontramos los ultrasonidos para tratar condiciones como la celulitis, la radiofrecuencia, la presoterapia para mejorar la circulación, la mesoterapia para reducir la grasa y mejorar el aspecto de la piel, la medicina regenerativa en la que se utiliza un plasma rico en plaquetas para casos de alopecia o de estrías, e incluso los populares peelings que consisten en agresiones controladas de la piel para estimular su regeneración.