Medicina tradicional china

La medicina oriental, más específicamente la medicina tradicional china, ha aportado técnicas al área de la salud revolucionando con un enfoque bastante distinto al que estamos acostumbrados en occidente. Un ejemplo claro de esto, y tal vez el más resaltante, es el de la acupuntura, una de las técnicas más conocidas de la medicina china. Su eficiencia es algo que va más allá de las creencias, logrando ser avalada por la Organización Mundial de la Salud en el tratamiento de numerosas enfermedades y dolencias.

Pero hay mucho más en la medicina china que simplemente la acupuntura. Esta medicina con más de 4000 años de existencia lógicamente no puede resumirse a una sola cosa, y es por esto que encontramos las fitoterapia, el Tui Na, la regulación de los hábitos dietéticos en las personas, las prácticas de Chi Kung, la moxibustión y muchas otras ramas de esta terapia alternativa que para muchas personas es la medicina convencional.

medicina tradicional china

La medicina china  se basa en el concepto de chi o energía vital, que regula el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico. El chi se ve influído por las fuerzas opuestas del yin (energía negativa) y yang (energía positiva). Cuando las fuerzas energéticas se desequilibran y una fuerza tiene más predominancia que la otra se desarrolla la enfermedad en el organismo.

La medicina tradicional china alcanza a abordar cualquier tipo de desequilibrio energético, siendo el dolor el síntoma más habitual a sanar, pero de igual manera se puede aplicar en la ginecología, en el dolor menstrual, los trastornos del estado de ánimo, el estrés y la ansiedad, el insomnio y muchos otros males.

Terapias de la medicina tradicional china

La demanda social de las técnicas de la medicina tradicional china ha crecido notablemente en los últimos años gracias a la globalización. Las prácticas más populares suelen ser:

  • Acupuntura: consiste en insertar finas agujas en puntos clave de canales que recorren el cuerpo y regulan el equilibrio energético del organismo.

  • Fitoterapia: esta práctica consiste principalmente en el uso de plantas medicinales para conseguir una regulación de las partes del cuerpo que se encuentran alteradas, o del organismo como un todo. La diferencia principal con el uso de plantas medicinales en occidente es que no solo importan los principios activos de las mismas, sino que además se consideran factores como el sabor y las reacciones que este factor tienen en el organismo.

  • Tui Na: estas son terapias manuales que buscan la acción en determinados puntos energéticos. Es una gran ayuda para la buena circulación sanguínea, el funcionamiento de los músculos y las articulaciones, pero al mismo tiempo es utilizada como tratamiento para problemas de salud internos como la eneuresis infantil y para controlar la incontinencia urinaria.

  • Chi Kung: también conocida como Qi Gong, es la realización de movimientos pausados para poder conseguir una mejorar circulación energética al trabajar en conjunto el cuerpo, la mente y la respiración. La mayor ventaja que ofrece esta técnica es que la puede realizar virtualmente cualquier persona, desde los más jóvenes hasta las personas de avanzada edad ya que no supone un gran esfuerzo de parte del practicante y es ideal para mantener todas las articulaciones correctamente lubricadas.

  • Moxibustión: esta técnica actúa en los mismos puntos que la acupuntura pero en este caso se aplica calor local mediante la utilización de puros de artemisa y ventosas.